fbpx
Tus clientes hacen showrooming y webrooming
octubre 19, 2021

El comercio electrónico ha sido el mayor factor de cambio en el sector comercial de los últimos años. Y el auge de las redes sociales con fines empresariales no ha hecho más que continuar impulsando este cambio. No venimos a descubrir nada nuevo. Ya quedaron muy atrás aquellos tiempos en los que la única forma de comprar era acercándote a la tienda que te pillara más a mano. Con un solo clic, cualquiera tiene acceso al producto que desea.

Pero no todo es blanco o negro. Cada una de estas opciones ofrece sus ventajas e inconvenientes. Pero ahora, el mundo físico y el digital, han comenzado a fusionarse al servicio de una mejor experiencia para el cliente. Que, como sabemos, es el que manda. Y esto ha traído consigo prácticas tan interesantes como el showrooming y el webrooming que te explicaremos a continuación.

 

Showrooming y webrooming

El recorrido que realizan los usuarios desde que se interesan por tu producto hasta que lo adquieren no es tan lineal y simple como piensas. Antes de dar el paso, buscan información en Internet, redes sociales, preguntan y comparan precios…y sin duda, dos de las prácticas que más se han extendido son el showrooming y el webrooming.

Te puede sonar a chino, pero te aseguro que tú lo has hecho. Y más de una, dos y tres veces. El showrooming no es más que buscar primero el producto en tienda física para luego comprarlo online. Esto lo hacemos por diversos motivos: asegurarnos de que nos gusta, probarlo y, luego, comprarlo en la web porque nos es más cómodo o nos sale más barato.

El webrooming, como ya habrás intuido, es la práctica contraria. Primero buscamos el producto por Internet (ya sea web o redes sociales) y, posteriormente, se compra en la tienda física. Las razones detrás de esta práctica son la posibilidad de consultar los productos que tiene una tienda, si hay stock, qué modelo nos gusta más…o, simplemente, no queremos pagar el envío. Digamos que es una forma de saber si nos merece la pena acercarnos a la tienda física o no.

Y a lo que queremos llegar con esto es…que estamos inmersos en una experiencia híbrida de compra (online y offline) a la que debemos sacar el máximo partido. Debemos ser capaces de ser omnicanal. Ofrecer la misma experiencia en ambos mundos y, sobre todo, dar la posibilidad a los consumidores de que nos compren a través del canal que ellos prefieran. Porque, repetimos, son ellos los que mandan.

Nuevos hábitos, nuevas estrategias

 

En Corazón nos hemos puesto el mono y nos hemos tirado al barro, para definir, implementar y ejecutar una estrategia que se convierta en el principal argumento para la venta de un sector en constante evolución como el de los concesionarios.

Por ello, en el caso del Grupo Palacios hemos planteado una revisión integral de su universo digital: presencia en redes, página web, estrategias omnicanal, propuestas en diseño, palabras clave, campañas de ads…

Esta estrategia de marketing, a 3 meses vista, que viene a plantear y calendarizar las acciones para que puedan incrementar su cartera de clientes, promocionar su imagen de marca y transmitir ese sentimiento de seguridad que es tan importante para el futuro comprador.

Aplicando las acciones que les planteamos, conseguirán generar confianza, hacer que las personas realmente interesadas en la compra de un vehículo acudan al concesionario y conozcan a su equipo comercial. ¡Ahí está la venta de verdad! Pónselo fácil.

estrategia digital grupo palacios
estrategia digital grupo palacios
estrategia digital grupo palacios