IsabelaBlu, la procuradora sevillana a la que las flores le cambiaron la vida

junio 2, 2020

Hace unos días tuvimos la ocasión de compartir un directo de instagram con Chari Periáñez, procuradora hasta hace sólo unos meses, pero una amante de las flores y de la creatividad por encima de todo. Aquella tarde las conexiones móviles, la red … no estuvieron de nuestra parte y se nos quedó un sabor agridulce por seguir conociendo la historia de IsabelaBlu, la marca que ha creado Chari Periáñez. Una mujer sobresaliente que lleva por lema vital “mucho más que flores” y que tiene claro que ha venido a este mundo para provocar emociones, sacudir almas y cambiar mentes. Así es Chari Periáñez, así nos ha contado su historia.

En 15 preguntas que desvelan su filosofía de mujer emprendedora, sus valores y sus armas de futuro. Su creatividad diaria y sus pasiones, sus creencias limitantes y sus ganas de comerse el mundo. Un mundo lleno de color y de generosidad donde prime el “bien-estar”.

¿Qué hace una procuradora como tú en un sitio como éste (tu taller de flores)?

Poner mis dones al servicio de los demás, desarrollar mi creatividad, cumplir un sueño. Realmente ahora, que por fin le dedico el 100% de mi parcela laboral a decorar con flores, es cuando me doy cuenta de cuánto deseaba dedicarme a esto profesionalmente. Y es que por mucho que queramos con todas nuestras ganas dar un giro a nuestra vida, a veces no podemos ir contra la realidad de cada uno de nuestros momentos vitales. Estoy cada día más convencida que todo acontece en la vida por algo, algo superior a nuestra voluntad y que en el momento nos resulta imposible entender, pero con el tiempo y un poco de reflexión, alcanzamos a vislumbrar con claridad esos “por qué”, que nos atormentaron en el pasado.

Tanto ser procuradora como ser florista, tal y como yo entiendo ambas profesiones, están movidas por algo en común, que es hacer la vida más fácil a los demás. Desde la procura, acercando algo tan frío y distante como son los tribunales a las personas, y desde la decoración con flores, acercando la naturaleza, la belleza y la estimulación de las emociones a nuestra vida cotidiana. Ambas tienen en común acompañar, y ahora tengo claro que es uno de mis dones.

Pero con la Procura, dejaba a un lado, una característica muy mía desde niña, la habilidad manual, el sentido de la belleza y la decoración de espacios, y la creatividad.

¿Qué significaron las flores en tu infancia y juventud?

Más que por las flores concretamente, desde niñas me han acompañado un alto sentido de la estética. Allá donde fuera, otro hogar, una tienda, un local, en la TV… cualquier espacio para mí, era objeto de transformación en mi imaginación, desde el punto de vista estético, y casi sin darme cuenta en mi mente cambiaba tejidos, colores, muebles, distribución, volúmenes. Y siempre veía flores, en las paredes, en los cuadros, en los tapizados, en los jarrones…jugando perfectamente con ellos en mi cabeza.

Comprar revistas de decoración, coger flores del campo y adornar jarrones y hacer a mi madre recorrer mercadillos para comprar telas y cambiar las cortinas de mi habitación o la colcha, cada estación… era algo habitual y cotidiano en mi juventud.

¿Qué significa para ti ser mujer sobresaliente?

Pertenecer a esta comunidad de mujeres emprendedoras me ha ayudado mucho a no sentirme un bicho raro. Porque en mi círculo familiar y social, mi cambio profesional era de “loca”. Y se confunde valentía con locura.

Esta comunidad es un abrazo, en esos momentos del emprendimiento en el que la cuesta arriba de los comienzos te hace dudar. No sólo me siento acompañada y abrazada por mujeres que están o han estado en el mismo proceso que yo, sino que esta comunidad me aporta una línea continua de aprendizaje, con talleres, cursos y ponencias muy enfocadas en la evolución de las distintas parcelas que ha de dominar una buena empresaria.

¿Qué te aportó ExCenario a tu carrera o tu vocación de emprendedora y organizadora de eventos?

Excenario fue una aventura apasionante, y tomar la decisión de aparcarlo fue una muy muy difícil decisión que tuve que afrontar, porque me sentía super agusto organizando y disfrutando cada viernes la tertulia en el salón de mi casa. Pero algo muy adentro me decía que no era el momento, y ahora me alegro de haber seguido esa intuición, porque con la pandemia hubiese sido imposible continuar y porque verdaderamente Isabelablu me llena más que nada en este preciso momento.

Excenario me ayudó a conocerme mejor a mí misma, y a crecer en autoestima, confiando en mí, en mi intuición y en mis capacidades y talentos. Conocer a tantas personas de tan diversos ámbitos de la vida, despertó mi curiosidad y me creó la necesidad, que pienso ya irá conmigo para siempre, de no parar de aprender sobre muchas facetas y ámbitos de la vida, que nunca despertaron en mi tanta curiosidad antes.

También me afianzó en algo que ya iba conmigo desde niña y es que soy un ser eminentemente social, necesito del contacto, de las emociones, de las historias de otros que me rodean, porque todos tenemos una historia, una vivencia por compartir, que nos ayuda a empatizar con las situaciones de otros seres humanos y a evolucionar como personas, ni más ni menos que para crear un mundo más agradable a todos, desde la escucha y el compartir.

 ” Tanto ser procuradora como ser florista, tal y como yo entiendo ambas profesiones, están movidas por algo en común, que es hacer la vida más fácil a los demás”

Qué luces y sombras ha traído la cuarentena y esta crisis sanitaria

En cuanto a luces, para mí, la angustia generalizada de la población ha sido un impulso para dejar atrás dos años de excusas y dejar definitivamente mi profesión anterior, como Procuradora. Sentí una necesidad imperiosa de llevar esperanza y alegría con mis flores a los hogares confinados en angustia y desesperanza. Me sentí con una fuerza especial que hasta entonces no había tenido, creo que simplemente llegó mi momento, ese que tanto anhelaba.

Respecto a luces, para la sociedad, madre mía yo veo tantas… nos ha enseñado sobre la vulnerabilidad del ser humano, nos ha vuelto más humanos, nos han cambiado la perspectiva de las prioridades vitales, nos ha hecho vivir más conscientes de los que nos aportan los pequeños detalles de la vida, convirtiendo en extraordinario algo cotidiano y ordinario, nos ha enseñado que “no somos uno, si no somos un todo” que pertenecemos al planeta tierra y si no lo cuidamos, si no nos cuidamos, juntos, no somos nadie.

En cuanto a las sombras, creo que se ha demostrado la poca importancia que le dábamos no sólo desde el poder político, sino en general, a una profesión que se ha vuelto heroica, como son los sanitarios y todo lo que el sistema conlleva, suministros, recursos, personal…

Otra sombra que nos ha traído es el darnos cuenta cómo de pendientes del exterior estamos en nuestra búsqueda de la felicidad. Hemos sido incapaces hasta ahora, de buscar nuestra felicidad en nuestro propio hogar, en nuestra familia, en nosotros mismos, sin depender de las compras, el ocio o las amistados, para sentirnos bien.

¿Qué creencias limitantes frenaron por un tiempo tu reinvención como florista? 

Defraudar a mi marido ya que él es también procurador y compartimos despachos. El no verme lo suficientemente formada en floristería como para lanzarme a vender. El dejar atrás mis 22 años de procuradora, para lo que me había formado en la facultad de Derecho, compaginando hasta la extenuación ambas profesiones demasiado tiempo.

isabelablu

“En mujeres sobresalientes no sólo me siento acompañada y abrazada por mujeres que están o han estado en el mismo proceso que yo, sino que esta comunidad me aporta una línea continua de aprendizaje, con talleres, cursos y ponencias muy enfocadas en la evolución de las distintas parcelas que ha de dominar una buena empresaria” 

¿Cómo te sientes ahora que estás cumpliendo tu proyecto de vida, tu inquietud creativa, tu realización personal?

Me siento con mucha más energía que antes. Me levanto cada mañana con ganas e ilusión por inspirar con mis flores. Me siento mucho más creativa y con claridad mental, en definitiva llena de vida, de proyectos e ilusiones.

¿Qué aportan tus flores. Qué quieres contar con ellas. Con cada envío, con cada evento?

Mi eslogan es “mucho más que flores” y es porque con mis flores quiero provocar emociones, sacudir almas, cambiar mentes. A veces nos cuesta expresar nuestras emociones, nos faltan las palabras adecuadas de agradecimiento, de disculpa, de admiración, de amor. Vivimos corriendo y ¨haciendo¨ constantemente y no nos paramos a disfrutar de detalles bellos de la vida que nos rodea, como la naturaleza. Observar las flores, olerlas, dejarte influir por sus colores, supone pararse un instante, respirar profundo, sentir nuestra esencia más profunda, esa que sólo podemos escuchar cuando paramos, esa que es donde realmente encontramos el bien-estar.

Confianza en ti mismo, empatía, autenticidad … ¿cuáles serían las claves para llevar una vida feliz y plena como emprendedora o empresaria? 

Como emprendedora o empresaria, me parece fundamental primero, el autoconocimiento en profundidad. Es un eficaz antídoto contra el miedo a dar el paso empresarial. Conocer antes de emprender tus valores y tus dones, es fundamental e igualmente es importante conocer a fondo tus fortalezas, porque te permite potenciarlas y tus debilidades, porque te permite reforzarlas.

En segundo lugar la autoestima, es básica. Emprender y constituir una empresa es un arduo camino de inestabilidad sobre todo al principio, por lo que la confianza en ti mismo, desde ese previo autoconocimiento, es muy importante, para sentirte segura y estable, ante los imprevistos, los batacazos… pues te permitirá sostener mejor las emociones cuando haya tormenta. Si no eres para ti mismo, tu persona ideal, no llegará a ti tu cliente ideal. Cuando te aceptas a ti mismo, te muestras tal y como eres, sin caretas y eso te lleva a conectar con tu cliente, de forma natural.

isabelablu

En tercer lugar me parece clave buscar la coherencia entre nuestra ¨realidad¨ y nuestra ¨motivación¨. La realidad que tenemos a veces no es posible a priori cambiarla, por lo que hay que plantearse si cuando nuestra empresa crezca, sería compatible con nuestra realidad. Si nos planteamos un proyectazo exitoso quizás nuestra realidad lo tumbe.

“ExCenario también me afianzó en algo que ya iba conmigo desde niña y es que soy un ser eminentemente social, necesito del contacto, de las emociones, de las historias de otros que me rodean, porque todos tenemos una historia, una vivencia por compartir” 

Lo correcto o lo esperado no siempre es lo mejor. Un consejo para emprendedoras en potencia … 

Empezar por desaprender todas las ideas y creencias limitantes que nos han inculcado, desde casa, desde el colegio, la religión o la sociedad, desde pequeñas. Ideas que nos han transmitido como positivas, pero … lo son ? tales como “se perfecta”, “nunca te rindas¨, ¨date prisa¨, ¨ayuda a los demás¨ o ¨sé fuerte¨.

¿La vida slow es la vida mejor?

Mejor o peor, ¿quién sabe qué es mejor o peor ? Lo que tengo claro es que la vida slow es más consciente. Y ser consciente de lo que hacemos en cada instante, es la vía más rápida para el bien-estar. No es eso lo que queremos sentir al vivir, ¿sentirnos bien, felices, en paz? Cuando vivimos rápido y ocupamos nuestro día de tareas y planes, no nos queda tiempo para sentir cómo estamos, qué emociones sentimos, ¿qué necesitamos? Quizás buscamos ese sentirnos bien, fuera de nosotros, en amigos, en experiencias, en compras, en el trabajo…. en el “hacer” …pero resulta que está dentro de nosotros ese poder, no está fuera. Sólo viviendo despacio, se conecta con esa esencia que nos hace sentirnos tan bien.

Sacudidora de mentes … 

Vamos por la vida siempre con prisas, llenando nuestra agenda, pensando en todo lo que tenemos que hacer y haciendo planes constantemente. Yo también iba así por la vida, hasta que la vida me paró. Cuando caes en el hoyo y todo lo ves negro, solo parando y aceptando, se sale, reforzada y con un gran aprendizaje sobre la vida. En aquel momento, trabajar con las flores fue terapéutico para mí. Es un instante en el que sólo estás pendiente de combinar colores, volúmenes, mientras piensas en la emoción que sentirá su destinatario.

isabelablu

Estar en contacto con la naturaleza, observar cómo crece sin prisa, y que con su ritmo natural todo llega a término y su resultado siempre es bello… tomarla como ejemplo me ayudó a conectarme con mi verdadero yo, conocerme mejor, entender quién era y cómo había llegado hasta ser quién soy, aceptarme, sin capas, auténtica, dejándome ser como más feliz soy… todo ese descubrimiento requiere parar, y no sólo una vez, sino tomar el vivir lento como un estilo de vida, para no olvidarte de quién eres y qué necesitas, para sentirte bien. Y lo siento así porque lo he verificado con mi propia experiencia. Y desde esa vivencia quiero inspirar a otros.

Por eso en realidad, más que florista, yo me considero como una sacudidora de almas que vende flores.

“Lo que tengo claro es que la vida slow es más consciente. Y ser consciente de lo que hacemos en cada instante, es la vía más rápida para el bien-estar”

Isabelablu ¿por qué?

Por mi abuela Isabela. Su muerte fue una gran pérdida para mí. Era un referente en mi vida, no sabía hasta que punto hasta que la perdí. Una mujer fuerte, que no vivió al “uso” de la época que le tocó vivir, siempre rompiendo moldes. Con una dignidad, una valentía y un carácter independiente que le hicieron única hasta que se fue hace tres años con sus 99. Su muerte me impulsó a emprender y en una noche de desveló nació “Isabelablu” el nombre de mi marca personal. Ella y yo únicas en la familia con ojos azules… nos gustaba a las dos regodearnos en uno de tantos denominadores comunes, y ¨blu¨ significa azul en italiano, así iba en consonancia con su nombre Isabela, a pesar de ser de Morón de la Frontera.

¿Qué caracteriza a las flores preservadas?

Las flores preservadas son flores naturales que, cortadas en su mejor momento de floración, se han dejado secar y con posterioridad se han rehidratado con un producto 100% orgánico y biodegradable a base de plantas, que sustituye la savia que pierden al ser cortadas, lo que permite que conserven su belleza, su color y en algunas variedades, hasta su olor, incluso durante años.

Sus cuidados son mínimos, pues no necesitan luz ni agua. Su mantenimiento consiste únicamente en no exponerlas a la luz directa del sol, para que no se decoloren y evitar el ambiente húmedo.

Hay una variedad extensísima de flores que pueden ser preservadas y jugar con su amplia gama de colores, que además pueden ser teñidas en cualquier tono, ofrece un sinfín de posibilidades a la hora de combinarlas para hacer arreglos, desde ramos de novia, hasta centros de mesa, pasando por decoraciones verticales o composiciones libres y originales para eventos.

isabelablu

¿Cómo se ve Chari (IsabelaBlu en 5 años)

Me gustaría seguir haciendo flores, creando arreglos originales que provoquen emociones, que me sirvan de herramienta para impactar en las personas, para sacudir almas y que lleguen lejos, a cualquier rincón del mundo. Me encantaría poder crecer con un equipo, en quien apoyarme, con quien compartir el día a día.

Pero sobre todo quiero que Isabelablu encuentre ese equilibrio de empresa que disfruta slow del camino, con objetivos, pero sin obsesión por alcanzar una meta. Que mi éxito sea la paz interior de Chari y seguir enamorada de Isabelablu como marca.

¡Gracias, Chari! Por ser tan auténtica, por dentro y por fuera. Larga vida a IsabelaBlu. Con todo nuestro Corazón. Aquí también podéis escuchar el pódcast de su entrevista en el directo con Carmen Prados.