Kit gratuito de herramientas digitales para tu negocio

abril 12, 2021

La digitalización de los negocios es un hecho. O casi. 

Y máxime después de una pandemia y una crisis como la que estamos viviendo. La reconversión y la necesidad de adaptar los negocios al mundo online se ha convertido en clave para la supervivencia de muchos. Desde la agencia queremos ayudarte a que aterrices en el mundo digital. Por eso, te ofrecemos un kit de herramientas digitales hecho con mucho Corazón. Y, encima, gratis. Sí, sí. Como lo oyes (o como lo lees, mejor dicho). Pero ¡espera! Antes vamos a explicarte por qué son tan importantes estas herramientas.

 

La tendencia en los últimos años apuntaba a que la tecnología debía estar cada vez más presente en los procesos empresariales. Y, tras la crisis de la Covid-19, más que en una tendencia se ha convertido en una obligación. Digitalizar tu negocio no es un proceso sencillo, lo sabemos por experiencia propia. Pero, sin duda, hay herramientas que te harán más fácil la gestión de tu empresa.

 

Ya sea para la organización de tareas diarias, diseños de contenidos, atender a tus clientes… existen un sinfín de recursos. Lo importante es que elijas aquellos que mejor se adapten a tus necesidades. En nuestro kit, hemos hecho una recopilación de más de 50 herramientas para ayudarte a dar los primeros pasos con tu negocio digital.

 

Y sí, funcionan. Las hemos probado de primera mano. De hecho, muchas de ellas las utilizamos en nuestro día a día. Sin ellas, la vida de la agencia sería un poquito más complicada (o mucho, para qué mentir). Así que con esta guía te llevas un trocito de nuestro Corazón.

Squeeze Page Landing Page

Antes de que comiences a descargar y usar herramientas sin ton ni son, párate a pensar… ¿Qué herramientas necesitas?, ¿cuáles puedes usar para facilitarte la vida? Te damos algunas pautas para que no caigas en la falsa ilusión de “cuantas más, mejor”.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de elegir una u otra herramienta?

 

Identifica tus necesidades

 

Para qué comprarte un Iphone si solo quieres hacer llamadas. Sería un desperdicio, ¿verdad? Lo primero que tienes que hacer es sentarte a analizar qué necesidades tiene realmente tu negocio. Esto te ayudará, en primer lugar, a evitar que utilices herramientas con un millón de funcionalidades que no vas a usar. Y, en segundo lugar, que inviertas más dinero del necesario. Incluso, en muchas ocasiones, con una versión gratuita es suficiente.

 

Veámoslo con un ejemplo. Una peluquería local se ha percatado de que le lleva mucho tiempo agendar las citas. Tiene que responder los mensajes de sus clientes pidiéndoles hora y después cuadrarlos en su agenda. ¿Cuál sería su principal necesidad? Encontrar un método que le permita hacer el proceso de calendarización de las citas de forma más rápida y eficiente. No necesita funciones de analítica avanzada, chatbots autoresponder ni varitas de saúco.

 

De este primer paso depende el éxito de tu elección. Así que tómate tu tiempo para analizar las necesidades que de verdad necesitas cubrir. Sin ornamentos, siendo claro y preciso. De esta manera, te facilitarás a ti mismo el camino hasta llegar a una herramienta que se ajuste a tus requerimientos.

 

En el kit de herramientas digitales que te ofrecemos, encontrarás recursos acorde a diferentes necesidades:

 

  • Comunicación y gestión de equipos y tareas
  • Visibilidad y redes sociales
  • Escaparate online
  • Landing pages y campañas de ventas
  • Atención al cliente
  • Marketing, ventas y email marketing
  • Pagos y TPV virtual
  • Reuniones

 

Quizás entre ellas, encuentres lo que buscas 😉

 

Puntos irrenunciables

 

Ahora debes establecer cuáles serán las funciones irrenunciables (must have) y otras que te podrían venir bien, pero no son críticas (nice to have). Si la herramienta no incluye tus must have, ya puedes eliminarla de la lista de candidatas. Si además de tus puntos irrenunciables incluye nice to have, serán puntos extras para la selección.

 

Por ejemplo, la peluquera echa un vistazo a un par de herramientas, una de ellas, Calendy. La primera le ofrece lo que necesita: un sistema automático de citas. Pero Calendy además de eso, aporta la integración con otros calendarios y el control sobre las citas (tiempos de reserva entre citas, evitar reservas de última hora…). En este caso, Calendy ganaría por sus nice to have.

 

Investiga las herramientas

 

Una vez que tienes claras las necesidades que quieres cubrir, es hora de investigar las herramientas digitales que pueden ayudarte. Puedes echar un vistazo a nuestro kit para descubrir recursos. Como primer paso, te recomendamos que elabores una lista con todas aquellas que pienses que pueden cubrir tu problema.

 

Haz una criba entre tu selección. Considera solo a las que mejor se ajusten a tus requerimientos y tu presupuesto (enseguida hablamos de él). Investiga, busca opiniones, tutoriales, pruébalas, experimenta. Todo lo que sea necesario para estar seguro de que esa herramienta es para ti.

 

Es importante que las fuentes que consultes sean fiables. Existen muchos blogs y artículos que “hacen recomendaciones”. Pero muchos de sus autores son los propios proveedores de la herramienta. Busca en las webs oficiales, en informes sectoriales o en reviews de otros usuarios.

 

 

Establece un presupuesto

 

Ya sabes el tipo de herramienta que necesitas y las funcionalidades que debe tener. Ahora es momento de decidir cuánto dinero estás dispuesto a invertir. Valora la balanza entre coste-beneficio. ¿Quién gana?

 

Está claro que siempre queremos lo mejor para nuestro negocio. Muchas veces, nos dejamos seducir por herramientas que pensamos que serán la crème de la crème por su precio. “Si son caras tienen que valer, ¿no?”. Pero en absoluto suele ser así. Borra de tu mente esa premisa. En muchos casos, podemos acceder a las funciones más básicas de una herramienta de forma gratuita. De hecho, es lo ideal si tienes una empresa pequeña porque, realmente, no necesitarás mucho más.

 

Otra ventaja de estas herramientas es que son escalables. Una vez que tu empresa necesite una mayor capacidad o funciones superiores, te permiten seleccionar paquetes más avanzados (estos sí son de pago).

 

Así que, céntrate, sé realista y analiza cuánto puedes invertir en la herramienta. El presupuesto es una de las limitaciones que te ayudarán a descartar. Siempre puedes reajustarlo un poco, pero si se va de madre (x10, x100), no tiene sentido perder el tiempo evaluando.

 

Un gran consejo es que antes de invertir, utilices las versiones de prueba. La mayoría de herramientas de pago la tienen. Y sino, no te fíes.

 

 

Piensa en el medio largo plazo

 

Tienes claras cuáles son tus necesidades en este momento y qué tipo de herramienta utilizarías. Pero es necesario que no te centres exclusivamente en el presente y tengas una visión periférica. ¿Qué queremos decir con esto?

 

Debes plantearte si la necesidad que quieres cubrir en este momento es algo puntual. ¿Merece la pena pagar y aprender a utilizar una herramienta si solo te va a servir un par de veces? No. Quizás en ese caso lo que más te conviene es externalizar esa tarea concreta en los momentos que lo necesites.

 

Si te has decidido por una herramienta digital, debes hacerlo con al menos un año vista. No quiere decir que no puedas cambiarla, pero es un proceso que requiere de tiempo y esfuerzo.

 

En definitiva, se trata de evaluar, evaluar y más evaluar. Tus necesidades, tu presupuesto y las herramientas del mercado que puedan valerte. A ti y solo a ti. Porque cada negocio es un mundo. Tómate tu tiempo. Sabemos que no es fácil. Pero con estos consejos y nuestro kit de herramientas digitales, esperamos hacerte la vida más fácil.

Kit gratuito de herramientas digitales para tu negocio