Llega a Corazón Becabar con una identidad que le imprime personalidad propia

diciembre 23, 2019

Distribuciones Becabar en Pedrera emprende una nueva aventura, después de 29 años, por la creación y definición de la que será su nueva identidad visual corporativa. Una identidad que viene a consagrar su reconocimiento como marca y el recuerdo fácilmente por su clientes, ademas de conseguir la diferenciación frente a la competencia. En este trabajo, Corazón Andalucía junto a Lorena Moreno ha abarcado aspectos de la identidad como el diseño de un nuevo logotipo, acompañado de un manual de identidad visual y la puesta en marcha de sus redes sociales con la aplicación de los nuevos elementos gráficos; con un posible diseño, a corto plazo de la que se convertirá en su primera página web. 

La identidad visual de Becabar será la pieza de arranque o casilla de salida que imprima al proyecto una personalidad propia. Será la marca que les identifique. Por tanto, a la hora de trabar en el diseño de la imagen visual de Becabar nos hemos inspirado en la necesidad de convertirla en una marca, con ese sello de identidad y personalidad propios.

Partimos, por tanto, del origen. Del principio. Becabar nace y crece en un entorno familiar, siendo este el punto más importante para el diseño de su nueva identidad corporativa. Y partiendo de esa base y premisa, en Corazón Andalucía hemos diseñado una imagen compuesta por logotipo e isotipo. Los dos elementos gráficos que definirán e identificarán a una marca con solera, marcada por la tradición, el servicio, el buen hacer, la prestancia y la garantía. 

La identidad propuesta está compuesta por un logotipo con una tipografía señorial que evoca seriedad y confianza con algunas pinceladas de modernidad eliminando varias astas. Se aprecia también la parte del isotipo, el elemento clave, por su potencia visual y por lo que ello comunica. En dicho diseño podemos observar un círculo, que es la unión familiar. Este mismo hace referencia a la marca de la base de una copa al tomar algún licor, vino… la misma que Becabar deja en sus clientes.  La impronta que queremos que la marca siembre en el subconsciente al ser recordada. 

Visto desde una perspectiva aérea, la nueva imagen propuesta tiene cuatro ondas que sobresalen y que nos sumergen en un abrazo de cuatro personas, en este caso de cuatro hermanos. Está abierto formando una C de Carrasco y las gotas sobrantes de la parte izquierda también tienen su significado: tres gotas ya que es el número de veces que cortan las aristas en la letra A de Ángel.

En cuanto a la paleta de colores seleccionada es una paleta premium, que transmite elegancia. Compuesta por un verde botella, un ocre tostado (se entiende como los colores amarillo parduscos, pardo amarillentos y pardo amarillento de tonalidad clara- Se conoce también como el color de la luz y del sol debido a que deriva del amarillo y la diferencia entre ambos es muy poca) y un tono más relajado

Con el verde como base, el color transmite una serie de connotaciones tremendamente positivas. En primer lugar se vincula con el nacimiento, la vida, la fuerza y la energía. Se trata de un color profundamente asociado al crecimiento y es símbolo de riqueza. Además tal y como dice la tradición el verde es también el color de la esperanza, el optimismo y la buena suerte. Finalmente, se trata de uno de los colores más ligados a la idea de equilibrio, serenidad y calma. 

Con todo esto, completamos los elementos emocionales que transmite Becabar y que se plasman a través de piezas gráficas que serán los que compondrán la Identidad Visual Corporativa en cada uno de sus usos, elementos, necesidades…