No conoces, no mides, no vendes. Fin.

julio 11, 2022

Los números de tu empresa, los objetivos, las estrategias, los clientes, los proyectos, los plazos, los trimestres, las líneas de negocio, el equipo, la facturación anual, la lista de suscriptores, los lanzamientos, los productos o servicios nuevos  … ¿sabrías ordenar por prioridad o importancia cada una de estas variables? 

Posiblemente no, y nosotras tampoco. Porque todo en un proyecto es importante. Y porque con todo, en el día a día, debemos ser capaces de mantener ese equilibrio necesario para unir la forma y el fondo, el método y por supuesto, la habilidad para que los números sigan saliendo. De lo contrario, tira la llave sin mirar atrás. 

¿Qué deberías medir y controlar para tu estrategia de ventas?

Así que ahora que hemos sobrepasado el ecuador del año, te toca de nuevo, parar y plantear objetivos y estrategias de cara al segundo semestre del año.

Solo sabiendo la realidad de tu negocio, analizando las ventas realizadas por meses y por línea de negocio, descubriendo la rentabilidad que has ido obteniendo a en cada una de esas líneas de negocio, podrás tener el punto de partida correcto y necesario para empezar a elaborar tus previsiones, presupuestos para lo que queda de año.

En las finanzas, en el orden y la salud económica de nuestro proyecto, la anticipación y planificación son factores primordiales para trabajar en pro de la consecución de objetivos. 

lead magnet
hacks productividad emprendedora
marketing digital corazón andalucía

Qué aspectos deberías analizar

  Lo que vendes.

 A quién se lo vendes.

 Y cómo lo vendes.

  Más clientes potenciales.

Más impacto.

Más facturación.

Factores que deberías tener en cuenta a la hora de analizar el negocio

Y volviendo a las claves y factores que deberías tener en cuenta a la hora de analizar el negocio de cara a este último semestre puede ser, la lista de suscriptores o nuestra base de datos de clientes potenciales. 

Revisar su calidad, su reputación de cara a servidores de spam, su entregabilidad, su seguridad y los marcadores de tu dominio (desde donde envíes tus mails). Estos parámetros también son pieza clave par que tu lista, esa que trabajas semanal o mensualmente, ese cordón umbilical con tu comunidad… siga creciendo orgánica y cualitativamente.

Tener eso bien controlado hará que aumente, considerablemente, la rentabilidad de tu negocio. Porque ahí está en parte, un gran porcentaje de tus ventas. Te compra quien te conoce, quien te aconseja, te inspira, te da confianza, te aporta valor, seguridad, fiabilidad … Una estrategia basada en el envío de mails que te conectan con esa comunidad que espera noticias tuyas. De lo contrario,

No conoces, no vendes

Fin.

¿Sabes qué es el nivel de conciencia de tu cliente?

Sin conocer los niveles de consciencia de tu potencial cliente no puedes crear un mensaje de marketing >>> ergo no vendes. Lo de la noche de discoteca está bien … puede que para eso, para una noche. Pero créenos que no te va a funcionar siempre. Ni para siempre. Ese tipo de estraegias están abocadas al “si te he visto no me acuerdo” y por ahí no es … 

Si inviertes en publicidad, si creas contenido para tus redes, si escribes el copy de tu web, si envías emails frecuentemente… y sigues sin ver resultados … pregúntate ¿por qué?

Y te sorprenderás si te decimos que en todo esto solemos encontrar errores comunes en las estrategias de marca que hacemos con clientes. Y es que necesitas sabes que si vas a comunicarte con una persona y quieres que te compre, tienes que conocerla muy bien antes. Qué le motiva a la comprar, qué necesita, qué desea, cuándo, cómo lo hace … 

Todo.

¿Para qué?

Para que la persona se identifique contigo, tu marca, tu producto o servicio, tu forma de “vender” y para despertar un interés e ir sembrando la necesidad de tener tu producto o servicio.

Así deberías si parte de tu estrategia se centra en el envío de emails te dejamos 2 factores clave para que revises si lo estás haciendo bien:

– conocimiento de tu cliente. Conócelo todo. Mucho. Tendrás más posibilidades de «atacar» sus necesidades

– mantén la frecuencia de envío de información: post, mail, web, pódcast, vídeos, newsletter … lo que elijas.

Y mide, valora, analiza números y quédate con lo que te funcione y te permita seguir con el control de tu negocio. Mucho no es más ni mejor.