¿Cómo poner precio a tus servicios?

abril 8, 2022

Poner precio a tus servicios es una misión complicada y al mismo tiempo fundamental sea cual sea tu actividad comercial, hay muchas cosas que debes considerar cuando se trata de servicios, elementos que tienen un gran valor aunque no sean visibles. Es importante que no te apresures y que analices al detalle todos los factores que influyen en tu trabajo.

No existe una fórmula o cálculo mágico que indique con exactitud tu precio, pero sí que hay pautas que puedes seguir y que te servirán de guía a la hora de fijar uno, en este post te traemos algunas de ellas para que te orientes.

¿Por qué es complicado poner un precio?

Porque a diferencia de los productos que son tangibles y fácilmente cuantificables, los servicios son intangibles y difíciles de valorar incluso después de haber sido consumidos.

Aun cuando estás seguro de la capacidad que tienes para ofrecer un servicio realmente bueno, te puede asustar poner un precio al no saber si éste debe ser bajo o debe ser alto y cómo afectará a tu negocio. Algunas personas deciden poner un precio bajo para agradar a los clientes sin pensar en los costes o el desgaste que supone preparar sus servicios, luego les resulta frustrante tener que cambiar sus precios, por eso es importante tener en cuenta todos los elementos que hay alrededor de tu trabajo antes de fijar precios.

 

¿Cómo poner un precio adecuado?

Antes de poner tu precio, debes tener claro estos aspectos:

  • El público al que te vas a dirigir.
  • Tus objetivos.
  • Tu experiencia y conocimientos en lo que ofreces

Hay que mencionar que existen servicios con apoyo material, los cuales son más sencillos de medir, y también existen los servicios puros, con una base completamente intangible. Por ejemplo, en un servicio de taxi se tendría en cuenta el coste del propio vehículo o del combustible, en cambio, definir lo que cuesta un servicio de asesoramiento de marketing es mucho más complicado porque no todos sus elementos son cuantificables.

Existen algunas pautas realmente útiles que pueden orientarte a la hora de determinar el precio de tus servicios:

  • Haz un análisis de los costes: Ten en cuenta todos los elementos que necesitas a la hora de producir, los intangibles (el esfuerzo, el tiempo, la personalización, los conocimientos, la experiencia, etc) y los cuantificables como el alquiler, el internet, etc.
  • Analiza a tus competidores: Es importante fijarse en lo que esté haciendo la competencia, debes analizar la calidad de sus servicios, sus precios y en base a eso, preparar una estrategia de diferenciación y personalización.
  • Añade valor a tus servicios: Está bien que los precios estén ligados a los costes, pero también es muy importante asociar tu precio con el valor que aporta tu servicio. Debes preguntarte si tus clientes pueden y van a pagar por tus servicios. Tus servicios deben ofrecer beneficios reales, así tus clientes estarán satisfechos y dispuestos a pagar el precio que estimes adecuado.
  • Considera tener múltiples precios: Es una manera de hacer crecer tu negocio, se trata de ofrecer un nivel de servicio diferente a un precio distinto, dando a los clientes la posibilidad de elegir entre tus opciones, esto te ayudará a tener distintos tipos de clientes. Puedes ofrecer un servicio básico y otro premium.

 

Sí, es importante generar beneficios y que todo tu trabajo se vea bien recompensado. Tener en cuenta los costes o a la competencia aporta seguridad, pero hay un elemento fundamental que nunca debes olvidar y este es el cliente. Para garantizar el éxito y hacer que tus precios se consideren justos, siempre debes ofrecer al cliente algo más de lo que esperaría, ese plus que le ofrezcaz, hará que esté satisfecho con tu servicio, lo que derivará en una recomendación.

 

 

Te puede interesar:

 

Este es un ejemplo de cómo ofrecer servicios de manera personalizada mediante la paquetización. Haz click aquí y averigua lo beneficioso que puede ser para tu negocio.