Errores frecuentes si las redes de tu empresa las lleva tu cuñado o sobrino

septiembre 2, 2020

Puede que despertemos a la bestia … pero no tenemos nada más claro que el hábito no hace al monje o que un cocinillas no se convierte en un chef con estrella. Tener cierta soltura en el manejo de redes no te lleva a convertirte en un estratega digital, ni marketer, ni diseñador. La popularización de las redes y su manejo ha conllevado y traído el infravalorar las figuras y el la responsabilidad del social media manager y el community manager de una empresa.

El uso de redes como Facebook o Instagram o ahora Reels o Tik Tok a nivel usuario, y de forma personal, no es motivo ni baza suficiente para responder a la estrategia y plan de comunicación de tu empresa. Ojo en manos de quien dejas al frente de todo eso porque lo que piensas que ahorras por contratar a un profesional, lo puedes estar gastando luego doble y tristemente.

10 errores reiterados de las empresas al frente de las redes

  1. Creación de perfiles sin ton ni son. Sin justificación ni estrategia previa. O en su defecto, la duplicidad de perfiles en caso de cuentas ya existentes. ¡Ay las contraseñas que las carga el diablo!
  2. Uso de programas gratuitos, donde no puedes eliminar la marca de agua y todo el contenido está “manchado” por el logo del programa utilizado.
  3. Mala vinculación en los perfiles.
  4. Publicar como si no hubiera un mañana y luego desaparecer al estilo Doñana …
  5. Preocuparse por encima de todo, por la cantidad vs calidad. Señorsx que el número de seguidores no determina el valor de tu contenido, ni el producto ni el servicio. Los Me Gustas por sí no compran y de lo contrario desconoces a tu público objetivo, tu buyer person, tu cliente ideal … y por supuesto, ni hablar del engagement y de las interacciones y el marketing emocional. Eso ya para otro día, mari carmen!

redes sociales cuñado

  1. Las estrategias en redes son planes a medio y largo plazo. Carreras de fondo en las que debes ir adaptando los planes, los productos o los servicios. Al mercado, a tu cliente, a la satisfacción de sus necesidades. Por ello es fundamental los CTA y escuchar, escuchar activamente todo lo que tu comunidad te reporta.
  2. Sin plan definido, el contenido es como una ruta sin brújula. No responderá a unos objetivos de negocio ni de comunicación. Igualmente, si no mides, no sabrás si tu ROI está mereciendo la pena o te está costando el servicio. Lo que decíamos, al final, te sale caro. ¿De qué sirve invertir dinero en redes o promocionar publicaciones ¡ craso error !  si no generan ventas de tus productos o servicios? Y ¿cómo puedes saber si estás consiguiendo estos objetivos si no mides periódicamente todo ello, revisas, eliminas y vuelves a poner en rumbo la estrategia?
  3. Comunicación unidireccional. Suele pasar. Hablar, hablar y hablar, sin escuchar o responder lo que nos dice la comunidad o nos pregunta. Sin propiciar su participación y su interacción. Sin hacerlos partícipes de la marca y de nuestros valores.
  4. Vender por encima de nuestras posibilidades. Para ello la planificación vuelve a ser la piedra angular en el calendario editorial de contenido. Aportar valor y responder a las necesidades de la gente. De eso se trata. Para que vuelvan. Siempre.
  5. Romper la estética o simplemente, no encontrarla. No respetar las indicaciones de una identidad visual, corporativa … ni las tipos ni los colores primarios y secundarios. Buscar la coherencia estética, una creatividad uniforme en web, redes … en el tono de los copies … esos grandes desconocidos a veces.

Con todo, no hemos querido, o sí, sembrar la discordia y avivar fuegos. Pero sí, y por encima de todo, poner en solfa lo que sigue pasando en muchas empresas. Errores que se siguen cometiendo a diario y que tú aún estás a tiempo de salvarte de la quema. Revisa cómo encaras este próximo cuatrimestre, sin duda, uno de los más difíciles de todos y con la incertidumbre volando bajo. Piensa y valora cuáles son tus objetivos de negocio ya con el verano desde lejos y sopesa. Para evitar desastres futuros. Para conseguir un negocio rentable y lleno de corazón.

Nosotras no sabemos trabajar de otra forma. Así que ahora, es tu turno. Nos hemos quedado satisfechas de lo lindo. Si te apetece, podemos ver en media hora cómo anda tu empresa. En una sesión de diagnóstico gratuita.